top of page

El Contrato de Arras


El Contrato de Arras

Un contrato de arras, en el contexto de transacciones inmobiliarias, es un acuerdo legal entre el comprador y el vendedor de una propiedad que confirma el compromiso de ambas partes de llevar a cabo la transacción. En este acuerdo, el comprador suele entregar al vendedor una cantidad de dinero como señal o garantía de su intención de comprar la propiedad. Esta cantidad, conocida como arras, puede variar pero suele representar una fracción del precio total acordado.


El contrato de arras establece los términos y condiciones de la transacción, incluyendo detalles como el precio de venta, las condiciones de pago, la descripción de la propiedad y cualquier otra cláusula relevante. También puede abordar aspectos como los plazos de la transacción y las contingencias que deben cumplirse para que la venta se complete, como la inspección de la propiedad o la obtención de financiamiento.


Una vez que el contrato de arras se firma por ambas partes y se entrega la cantidad acordada como arras, se considera que la transacción está en proceso y que ambas partes están legalmente comprometidas a seguir adelante. En caso de incumplimiento por parte de una de las partes, pueden aplicarse penalizaciones o consecuencias, dependiendo de los términos establecidos en el contrato.


En resumen, un contrato de arras es un documento legal que confirma el compromiso de compra y venta de una propiedad, proporcionando seguridad y claridad a ambas partes en el proceso de transacción inmobiliaria.


A continuación, describiré algunos de los tipos de contratos de arras más comunes y destacaré cuál es el más utilizado en la práctica:


Contrato de Arras Confirmatorias:


En este tipo de contrato, las arras se utilizan como una confirmación del compromiso de ambas partes en la transacción. El comprador entrega una cantidad de dinero al vendedor como señal de su intención de comprar la propiedad. Si el comprador se retira de la transacción sin una justificación válida, puede perder la cantidad entregada como arras.


El artículo 1124 del Código Civil establece disposiciones sobre la resolución de los contratos por incumplimiento de una de las partes. 


· Facultad de Resolver las Obligaciones:

Establece que en los contratos recíprocos, es decir, aquellos en los que ambas partes tienen obligaciones, si una de las partes incumple su parte del contrato, la otra parte tiene el derecho implícito de resolver el contrato.


· Opción entre Exigir el Cumplimiento o la Resolución:

El perjudicado por el incumplimiento tiene la opción de exigir que la parte incumplidora cumpla con sus obligaciones según lo acordado en el contrato, o de resolver el contrato, pidiendo la terminación del mismo. En ambos casos, la parte incumplidora debe compensar al perjudicado por los daños y perjuicios ocasionados, además de abonar los intereses correspondientes.


· Elección de la Resolución:

Incluso si el perjudicado inicialmente elige exigir el cumplimiento del contrato, aún puede optar por la resolución del contrato si se hace evidente que el cumplimiento es imposible.


Contrato de Arras Penales:

En este tipo de contrato, además de confirmar el compromiso de compra, se incluye una cláusula penal que establece una penalización en caso de incumplimiento por parte del comprador o del vendedor. Esta penalización suele ser un porcentaje del valor total de la transacción y se establece como un mecanismo de compensación en caso de retiro injustificado.


En contratos y obligaciones, es importante entender la importancia y el impacto de los artículos 1152, 1153 y 1154 del Código Civil en la redacción y ejecución de contratos con cláusula penal.


· Artículo 1152 C.C.:

Este artículo establece que, en el caso de incumplimiento de una obligación sujeta a una cláusula penal, esta última sustituirá la indemnización por daños y perjuicios y el pago de intereses, siempre que no se haya acordado algo diferente entre las partes. Esta disposición proporciona una pauta clara para determinar las consecuencias del incumplimiento contractual y la forma en que se deben calcular los daños y perjuicios en tales casos.


· Artículo 1153 C.C.:

El artículo 1153 del Código Civil especifica las restricciones en cuanto al uso de la cláusula penal. Se establece que el deudor no puede liberarse de su obligación simplemente pagando la pena estipulada, a menos que expresamente se le haya otorgado este derecho en el contrato. Del mismo modo, el acreedor no puede exigir simultáneamente el cumplimiento de la obligación principal y la satisfacción de la pena, a menos que se haya otorgado claramente esta facultad en el contrato. Esta disposición protege los derechos y equilibra los intereses de ambas partes en la transacción.


· Artículo 1154 C.C.:

El artículo 1154 del Código Civil otorga al juez la facultad de moderar la pena establecida en la cláusula penal si considera que la obligación principal ha sido cumplida parcial o irregularmente por el deudor. Esta disposición refleja el principio de equidad y justicia en la aplicación de la ley, permitiendo al juez ajustar la pena de acuerdo con las circunstancias específicas del caso.


Contrato de Arras Penitenciales:

Las arras penitenciales combinan elementos de los dos tipos anteriores. Además de confirmar el compromiso de compra, incluyen una cláusula penal que establece una penalización en caso de incumplimiento. Estas arras son comúnmente utilizadas en transacciones inmobiliarias debido a su capacidad para reforzar el compromiso de ambas partes y proporcionar una protección adicional en caso de retiro injustificado.


El artículo 1454 del Código Civil establece disposiciones específicas relacionadas con los contratos de arras en transacciones inmobiliarias. Artículo 1454 del Código Civil:

"Si hubiesen mediado arras o señal en el contrato de compra y venta, podrá rescindirse el contrato allanándose el comprador a perderlas, o el vendedor a devolverlas duplicadas."


· Rescisión del Contrato: Si una de las partes incumple el contrato de compra y venta, la otra parte tiene la opción de rescindir el contrato.


· Compensación por Arras: Si el comprador incumple el contrato, puede allanarse a perder las arras entregadas como parte del acuerdo. Por otro lado, si es el vendedor quien incumple, debe devolver las arras duplicadas al comprador.


· Flexibilidad en la Rescisión: Brinda flexibilidad a las partes al permitirles rescindir el contrato en caso de incumplimiento, al tiempo que establece una compensación justa en forma de arras.


El contrato de arras penitenciales es el más utilizado en la práctica debido a su capacidad para proporcionar una confirmación firme del compromiso de compra, así como una protección adicional en caso de incumplimiento. Este tipo de contrato brinda seguridad y confianza a ambas partes en la transacción, lo que lo convierte en la opción preferida para muchos profesionales del sector inmobiliario.


En mi experiencia, he encontrado que la utilización de un contrato de arras penitenciales es fundamental para garantizar una transacción inmobiliaria exitosa y sin complicaciones. Al establecer claramente los términos y condiciones de la transacción y proporcionar protección legal para ambas partes, este tipo de contrato es una herramienta invaluable en el proceso de compraventa de propiedades.


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント

5つ星のうち0と評価されています。
まだ評価がありません

評価を追加